Se habla de diabetes gestacional cuando una mujer que no tenía diabetes antes del embarazo desarrolla la enfermedad durante el mismo.
Normalmente, el organismo transforma parte de los alimentos en un azúcar llamada glucosa. La glucosa es la principal fuente de energía del organismo. Luego de la digestión, la glucosa ingresa a la sangre para darle energía al cuerpo.

Para que la glucosa pase de la sangre a las células del cuerpo, el páncreas produce una hormona llamada insulina. En la diabetes gestacional, los cambios hormonales del embarazo hacen que el cuerpo no produzca suficiente insulina o no la use con normalidad. En cambio, la glucosa se acumula en la sangre lo que provoca diabetes —niveles altos de azúcar en la sangre.

Con el paso del tiempo, los niveles altos de glucosa pueden provocar problemas de salud graves como enfermedades cardíacas, problemas de visión y enfermedades renales.

Controlar la diabetes gestacional, al seguir el tratamiento indicado por el médico, es el mejor modo de reducir o prevenir problemas asociados con los niveles altos de azúcar en la sangre durante el embarazo. Si no se controla, puede provocar presión arterial alta debido a la preeclampsia y que el bebé sea muy grande, lo que aumenta el riesgo de parto por cesárea.

Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>