Tener un niño recién nacido ya es bastante agotador sin una pandemia causada por el corona virus y toda la desinformación que envuelve al COVID-19. Entonces, si está embarazada y en estos días darás a luz, conviene asistir a fuentes fidedignas como la Organización Mundial de la Salud.
Ahora, le exponemos las primordiales pautas para seguir de manera correcta si está en etapa de gestación

Hablamos de un virus desconocido para todo el mundo.
Al tratarse de una patología causada por un virus nuevo, todos los días aprendemos algo sobre el coronavirus. La mayor parte de las mujeres embarazadas son adolescentes y muestran un óptimo estado de salud, por lo cual tienen menos posibilidades de verse perjudicadas de gravedad (sin duda, una aceptable noticia). En cualquier situación, además hay que atender al estado del niño recién nacido, lo cual puede complicar sutilmente la circunstancia.

Un niño recién nacido nacido días atrás en Reino Unido dio positivo a las pruebas del coronavirus. La madre se encontraba infectada, por lo cual no se conoce con seguridad si el niño recién nacido fue contagiado en el útero (lo cual se ve improbable) o tras nacer (la alternativa más plausible).

Hasta donde consigue nuestro conocimiento, el niño recién nacido está en perfectas condiciones y la madre está recibiendo régimen. Los otros niños recién nacidos con coronavirus de los que tuvimos constancia enseñaron indicios muy leves y una rehabilitación impecable.

De la vivencia de China a las sugerencias de la OMS

Hasta la fecha, parte importante de la información de la que disponemos en relación al coronavirus procede de China. Fue en el país asiático donde se llevó a cabo uno de los primeros estudios, en el que participaron solamente nueve mujeres embarazadas que padecían la patología.

A todas estas mujeres se les practicaron cesáreas. Los métodos se desarrollaron según lo sosprechado y tanto las mamás como sus niños recién nacidos se recuperaron eficazmente. El estudio mostró que ninguno de los bebés aparentaba tener coronavirus y que el virus no se encontraba que se encuentra en su organismo, en la leche de la mamá o en algún fluido. No se entiende, no obstante, por qué los niños recién nacidos nacieron por cesárea. China muestra unas cantidades de cesáreas muy altas, lo cual, más allá de que no es lo verdaderamente aconsejable, ha podido haber influido en la respuesta de los sanitarios.

Las novedosas pautas establecidas por la Organización Mundial de la Salud indican que:

No existe prueba alguna de que las mujeres embarazadas muestren indicios diferentes a los populares o se enfrenten a un compromiso más grande de padecer una patología grave. Hasta la actualidad, no se han producido transmisiones maternoinfantiles cuando la infección actúa en el último trimestre del embarazo (…). La OMS sugiere entrenar cesáreas solamente en casos justificados.

¿Por qué las mujeres embarazadas no tienen un más grande compromiso de padecer coronavirus?
Las mujeres embarazadas tienden a ser más susceptibles a los virus que causan inconvenientes respiratorios, como la gripe. Esto se origina por que su sistema inmune se ve debilitado, sus pulmones se comprimen y precisan de escenarios de oxígeno más superiores.

Sin embargo, no se ve ser la situacion del coronavirus. Un exámen llevado a cabo a 147 mujeres que padecían la patología lanzó que solo el 8 % experimentaba secuelas graves, en tanto que el 1 % estaba en estado crítico, cantidades más bajas que la media mundial.

La reducción de la respuesta inmune a lo largo de el embarazo, que se requiere para evitar que el organismo de la mujer reaccione al niño recién nacido como si se tratara de una amenaza, podría dar una custodia agregada en oposición al coronavirus. La patología se ve perjudicar en más grande medida a pacientes con un sistema inmune bajo por otros trastornos de salud.

Los hombres se ven perjudicados en un más grande nivel que las mujeres por el coronavirus, a eso que se suma que estas tienen una menor posibilidad de enfermar de gravedad y fallecer. Hasta hoy, las cantidades de mortalidad se sitúan en un 1,7 % en la situacion de las mujeres y en un 2,8 % en el de los hombres. No obstante, el progreso de la pandemia podría producir la variación de estos datos. Las mujeres constituyen la mayor parte del tejido sanitario, en tanto que las redes de cuidados están en contacto, en la mayoría de los casos, con más gente enferma.

¿Cómo tienen la posibilidad de protegerse (y asegurar a los demás) las mujeres embarazadas?
Las mujeres embarazadas tienen que adoptar las mismas medidas que el resto de las personas:
– Cubrirse la boca al toser (y llevarlo a cabo en la sangradura del codo).
– Evitar ingresar en contacto con gente enferma.
– Mantenerse alejadas de personas que muestran indicios.
– Lavarse siempre las manos con agua y jabón o con un desinfectante de manos con alcohol.
– Eludir las reuniones visitadas. Se sugiere evadir viajar al extranjero, dado que sería primordial recluirse más adelante (Nota: Algunas de estas medidas ya se están realizando en países como Italia o España).
– Las mujeres que crean haber contraído el virus tienen la posibilidad de llevar a cabo una consulta telefónica (Listado de números del ministerio de salud del Perú acerca de COVID-19) o con un experto con el objetivo de evadir la visita presencial.
– Las mujeres embarazadas y las que dieron a luz hace poco gozan de prioridad en esta clase de servicios.

Si está confinada en el hogar a petición de las autoridades o padece la patología, contacte con su obstetra u médico y siga sus sugerencias.

Además:
– Se tendrá que comunicar al centro que controle el embarazo de que está en circunstancia de aislamiento.
– Tendrá que comunicar al centro correspondiente antes de asistir a las citas programadas.
– Se le recomendará no asistir a urgencias si no es rigurosamente primordial.

¿Cuál es la posición en relación a las visitas al hospital anteriores al nacimiento y para dar a luz?

Si tiene fecha programada para el parto en un hospital o una clínica, quédese tranquila: la precaución para reducir el compromiso de infección es máxima. La mayoría de las ocasiones, el parto va a tener lugar con total normalidad. Otra vez, volver cuanto antes a casa sería lo mejor siempre que usted como el niño recién nacido se hallen en perfectas condiciones. Terminando, tenga presente que restringirán las visitas para evitar un contagio.

¿El niño recién nacido puede contraer el coronavirus en el vientre de su madre?
La placenta trabaja como un filtro demasiado eficiente para asegurar a los niños recién nacidos de algún inconveniente que logren padecer.

Hubo una distinción, sin embargo: el virus del Zika fue con la capacidad de atravesar esa barrera.

No hay evidencias científicas que indiquen que el COVID-19 logre producir adversidades fuera de lo normal. Todavía, si la mujer estuviera enferma (si muestra fiebre o tiene neumonía, por ejemplo), posiblemente los doctores provoquen un parto prematuro si lo considerasen primordial.

En cualquier situación, un diagnóstico de coronavirus no debería precipitar la elección de adelantar el parto, a menos que la terminación del embarazo resultase beneficiosa para la madre atendiendo a su estado general de salud.

De igual modo, tampoco existe prueba alguna que logre llevar a cabo suponer que el coronavirus incremente la posibilidad de padecer un aborto espontáneo. Todavía es próximamente para saber la viable vida de otros efectos que tengan la posibilidad de perjudicar al niño recién nacido a la larga.

¿Qué debo llevar a cabo tras el parto?

Las ventajas de ofrecer el pecho son tan significativos que la OMS aconseja llevarlo a cabo a lo largo de la primera hora de vida del nacido hace poco. Si el niño recién nacido está en condiciones óptimas, se sugiere el contacto piel con piel en el instante luego del nacimiento. Si la madre no está en condiciones de llevarlo a cabo por sí misma, debería conseguir asistencia externa para la extracción de la leche.

El amamantamiento es principalmente eficiente contra las patologías infecciosas, dado que se produce una transmisión de anticuerpos y de otros elementos inmunes destacables para el niño recién nacido.

Si la mujer o el nacido hace poco sufren una infección, la estructura de la leche de la mamá puede verse modificada, inclusive, para aumentar la proporción de elementos fundamentales para contribuir a batallar la infección del reducido. Entonces, si pensaba dejar de ofrecer el pecho a su hijo, a lo mejor sea buena iniciativa seguir hasta que la pandemia toque a su fin.

La OMS sugiere a las mujeres que sufren el coronavirus que se laven las manos antes y luego de estar en contacto con el niño recién nacido, de esta forma como animan a llevar mascarilla si muestran indicios (como puede ser la tos) y a limpiar y desinfectar periódicamente las superficies que hayan tocado.

¿Qué más puede llevar a cabo?
Cuando se acerque la temporada donde la gripe estacional actúa con más grande intensidad, procure vacunarse, dado que es una medida que contribuye seguridad a lo largo de el embarazo.
La vacuna no entraña compromiso alguno para la salud del niño recién nacido. Más allá de que no brindará custodia en oposición al coronavirus, sí lo va a hacer contra la gripe, la cual puede ser principalmente amenazante a lo largo del embarazo. Lo último que algún desearía sería tener que pasar la gripe y el coronavirus de forma simultánea.

Más que nada, no pierda la tranquilidad y póngase en contacto con su obstetra o su médico si le preocupa la circunstancia que nos encontramos atravesando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>